México. A 30 años de dietas altas en Carbohidratos

March 2, 2016

En los años 50’s, el fisiólogo Ancel Keys comenzaba su estudio “Seven Countries” en el cual asociaba el consumo de grasas como causal de fallecimiento por enfermedades cardiovasculares. Hoy en día es conocido que Keys en realidad contaba con información de 22 países pero, en su afanosa labor por probar su teoría, eligió únicamente los datos de los 7 que se ajustaban a ella.

 


El punto importante es que entre esos 15 países, de los cuales no se publicaron los

datos, estaba México (identificado con el número 14). Ver figura 1.

 

Como se puede apreciar, el mexicano promedio obtenía alrededor del 22% de su demanda calórica de las grasas lo que equivale a unos 50g de grasa al día para una dieta de 2,000Kcal con lo cual, se tenía un índice de 28 muertes anuales por enfermedades cardiovasculares por cada 100,000 habitantes(1) y para el año 2012, la OCDE reporta un total de 272.9(2). Un incremento cercano a 1,000% en tan solo 62 años.

En México, el incremento de sobrepeso y obesidad es de los más rápidos a nivel mundial. De 1980 a 2000, se documenta un 47% de incremento en mortalidad por Diabetes tipo 2, llegando a ser la segunda causa de mortalidad en el país en 2010(3).

La gran pregunta es ¿Cuál es la causa?

Existen varias teorías al respecto. Sin embrago, diferentes análisis recientes de diversos estudios publicados sobre el tema, correlacionan la prevalencia de enfermedades crónico-degenerativas,

 

como las cardiovasculares y la diabetes en las que México está entre los primeros lugares a nivel mundial, con el consumo excesivo de carbohidratos procesados y azúcares adicionadas.

Las primeras recomendaciones nutrimentales se emitieron en 1977 en Estados Unidos de Norte América ante la epidemia de enfermedades cardiovasculares que aparentemente se presentaba. Dichas recomendaciones fueron posteriormente imitadas e implementadas en muchos países, incluyendo México, e incluyeron básicamente las siguientes premisas(4):

  • Menos grasa y colesterol.

  • Menos azúcares procesadas y refinadas.

  • Más carbohidratos complejos de vegetales, frutas y granos.

Hoy sabemos que las grasas naturales (animales y vegetales)* son benéficas y necesarias para el cuerpo humano pero, para fines de explicación de este artículo, supongamos que, en general, las recomendaciones eran acertadas; sin embargo, la industria procesadora de alimentos las hizo suyas y puso a disposición de la población mundial un sinfín de productos a base de harinas refinadas y grasas vegetales hidrogenadas mismos que hoy, al estar más industrializados, sabemos que no sólo no resolvieron el problema de las enfermedades cardiovasculares, sino que lo empeoraron causando una epidemia de obesidad y diabetes de proporciones internacionales.

Si bien es cierto que debe existir una causa directa de tan severo problema, hasta hoy, los diferentes organismos de salud a nivel mundial no han logrado establecerla y se limitan a correlacionar varios factores, todos ellos ligados a los hábitos alimenticios modernos. Y es que estos hábitos han cambiado tanto en las últimas 6 décadas que, evidentemente resulta muy difícil establecer una única causal en un medio influenciado por tantas variables. Por ejemplo, en los años 80’s se satanizó al huevo “por su alto contenido de colesterol”, lo mismo que las grasas animales (figura 2) que vinieron a ser reemplazadas por aceites y mantecas vegetales “en teoría” más sanos. Hoy se sabe que el consumo de huevo no está asociado con un aumento del colesterol en la sangre, que los aceites vegetales están desbalanceados en la relación omega 3:6 y, que el consumo excesivo de omega 6 causa inflamación crónica y otros daños a la salud(5). Por su parte, las mantecas vegetales, que son grasas hidrogenadas, contienen un alto porcentaje de moléculas “trans” que el cuerpo humano no puede procesar.

 

 

La industrialización de los alimentos ha alcanzado niveles exorbitantes, y hoy en día, los alimentos procesados y empacados son la norma.

Sin duda, el progreso y la industrialización nos han traído un sinfín de beneficios como sociedad pero, desafortunadamente en el tema de la alimentación y nutrición nos han hecho víctimas de un gran número de padecimientos, todos ellos resultantes de la toxicidad de los aditivos “necesarios” para su procesamiento.

 

En Cáscara de Nuez estamos convencidos de la importancia de una alimentación a base de productos naturales.

Mantente alerta a nuestra siguiente publicación. Tenemos mucha información que queremos compartir contigo.

 

 

Bibilografía

1. Yerushalmy, H. & Hilleboe, E., Fat in the Diet and Mortality from Heart Disease. A methodologic note. New York State Journal of Medicine, 57, 2343-2354

2. Estadisticas de la OCDE sobre salud 2014 México en comparación – www.ocde.org  www.oecd.org/mexico.

 

3. Domarco, Juan A., Obesidad en México_ recomendaciones para una política de Estado. UNAM. 2013.

www.anmm.org.mx/publicaciones/Obesidad/obesidad.pdf

4. http://heatlgov/dietaryguidelines/2015-BINDER/meeting1/historyCurrentUse.aspx

5. ¿Los aceites vegetales causan enfermedad cardiovascular?

www.lifeextensioneurope.es/blog/los-aceites-vegetales-causan-enfermedad-cardiovascular/

6. TIME Magazine Cover. March 26, 1984.

 

Please reload

Entradas

La infame insulina.

September 20, 2016

1/8
Please reload

Entradas Recientes

September 20, 2016

April 25, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Busca por etiqueta
Síguenos
  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Google+ Icon

D.R. 2015 CÁSCARA DE NUEZ

WhatsApp
  • White Instagram Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Pinterest Icon